Desde hace tiempo que tenía ganas de hacer una sección con imágenes de Madrid. Había hecho algunas pruebas pero no me satisfacían mis propias fotos. Así que la idea andaba rondando hasta que apareció Carmen. Ella envió un comentario a la nueva sección de Diseño Gráfico y al contactar con ella nos dimos cuenta de que había ciertas afinidades. Así que en lugar de colaborar en la sección de Diseño Gráfico, vamos a lanzar un nuevo apartado. Ella que es fotógrafa aportará las imágenes y este humilde chilango perpetrará los textos que acompañarán cada entrega.

metro-bn.jpg
Autora: Carmen

Título: Un reflejo de la realidad

Fecha: 13 de noviembre de 2008

La de hoy es una fotografía de oportunidad. La artista va con los ojos abiertos todo el tiempo y atrapa las imágenes que van saliendo a su paso. En la entrega de hoy pareciera que metimos la pata al colocar la fotografía al revés, como puede verse en el logotipo de METRO. Pero la realidad es que Carmen toma la imagen desde un espejo de los que hay instalados en las estaciones del metro, y que sirven para que los conductores vean el andén. Carmen pesca un instante antes de que cierren las puertas y continúe su marcha el tren.

Detrás de la fotógrafa podemos ver un poquito de lo que hay en Madrid: la riqueza de la multiculturalidad. El espacio desde el que Carmen dispara su cámara es una parte pequeña en la fotografía pero refleja un trozo de realidad.

En estos casos es válido recurrir a los clásicos. Cada quien tiene los suyos así que vienen bien los inspirados versos del Maestro Flores…

Voy en el metro, qué grandote,
rapidote, qué limpiote!
¡Qué deferencia del camión
de mi compadre Jilemón
que va al panteón!

del.icio.us Digg Facebook Technorati Google Windows Live Yahoo Feed Me Links Bloglines Diggita Mister Wong Spain Diigo Wink

Parto y recepción del metro.

Por Arturo Gamietea Domínguez

 

Napoleón Bonaparte recibió al modelo de medida recién construido con el siguiente aforismo:

“Las conquistas van y vienen, pero el metro perdurará en el tiempo”.

 
Sin embargo, Francia fue la primera nación que lo rechazó. ¿Por qué si el sistema decimal y su representante el metro que son tan cómodos no fueron aceptados?

 napoleon-nota.jpg

Las razones fueron varias, principalmente la fuerza de la costumbre, muchos siglos de medir y pesar habían hecho huella. También había cierto sentimentalismo y el modelo nuevo no les decía nada que valiera la pena, era totalmente impersonal; en cambio la medida “pie”, por ejemplo, se originó con la longitud de esa parte de la anatomía de su legendario rey Carlomagno.

  (more…)

del.icio.us Digg Facebook Technorati Google Windows Live Yahoo Feed Me Links Bloglines Diggita Mister Wong Spain Diigo Wink

Gestación del metro (I)

Arturo Gamietea Domínguez.


Actualmente la trivialidad de la aplicación del sistema de pesas y medidas nos impide reflexionar sobre lo maravilloso que es éste. Es racional, coherente, es un lenguaje universal que ha puesto orden y razón en el intercambio de bienes e información. Sin embargo, su proceso de elaboración fue largo y escabroso.

Cuesta trabajo imaginar que a fines del siglo 18, en Francia, su sistema de medidas difería no únicamente de provincia en provincia, de distrito en distrito sino casi de ciudad en ciudad.

Algunos contemporáneos estimaron que había 800 nombres con los que el régimen monárquico francés empleaba una lista de ¡250000! unidades de pesos y medidas diferentes. Ya se podrá imaginar amable lector, lo terrible que serían las clases de aritmética de esa época con tantas transformaciones.

Para terminar con aquella “Torre de Babel”, en junio de 1792, alrededor de las promesas revolucionarias de igualdad, dos astrónomos tomaron direcciones opuestas para hacer una extraordinaria búsqueda: un patrón de medida universal; para ello tuvieron que medir al mundo o al menos aquel pedazo del arco del meridiano que pasa por Dunkerque, París y Barcelona.

00000001851.jpg

 Ilustración tomada de digits.cat/colaboracions/detall

 

Uno de ellos, el erudito y cosmopolita Delambre tomó camino hacia el norte de París, mientras que el cauto y escrupuloso Méchain hizo lo propio hacia el sur.

 
La esperanza consistió en que todas las personas del mundo lo utilizarían como un patrón de medida común, ¿qué mejor que una parte de la tierra madre? Su tarea era establecer esta nueva medida: “El metro”; como la diez millonésima parte de la distancia del polo norte al ecuador.

  (more…)

del.icio.us Digg Facebook Technorati Google Windows Live Yahoo Feed Me Links Bloglines Diggita Mister Wong Spain Diigo Wink