Orgullo

 Por Arturo Gamietea D.


¿Qué orgullo podría despertar “Sumario compendioso de las quentas de plata y oro que en los reinos de Perú son necesarias a los mercaderes y todo género tratantes y algunas reglas tocantes al Aritmética”?

¡Nada menos que ser el primer libro de matemáticas impreso en América! Efectivamente se hizo el tiro en la ciudad de México en 1556, muchas décadas antes de que cualquier otro se editara en lo que actualmente son los Estados Unidos.

En el año de 1556 corría la cuarta década después de la caída de Tenochtitlán, ya se había organizado el Virreinato de tal manera que se daban el “lujo” de tener imprenta, no sólo para difundir las noticias.

El autor de la obra de nombre tan largo fue el fraile llamado Juan Diez, quien acompañó a Hernán Cortés durante su campaña de conquista. La intención de Diez fue ayudar a quienes explotaban las minas de plata y oro en los virreinatos de México y Perú, puesto que no había un sistema de medidas apropiado y se necesitaba mucha labor para hacer equivalencias.

El libro no sólo incluye tablas para evitar cálculos, facilitar el trabajo y hacer operaciones comerciales rápidas, claras y justas; también consta de un apartado sobre ecuaciones cuadráticas, que aunque no tiene los méritos suficientes para estar en las páginas doradas de la historia de las matemáticas, si deja ver la importancia de la investigación básica.

El Dr. Marco Arturo Moreno del Instituto de Astronomía de la UNAM en Ensenada consiguió una de las cuatro copias que existen del libro en el mundo, con el afán de dar a los jóvenes un motivo de orgullo, una luz de esperanza; coordinó el  trabajo de “traducción” y análisis al que le dio una excelente presentación que ha editado esta misma universidad.

En la obra se puede apreciar el nivel de dominio que sobre la materia tenían los europeos y novohispanos para lograr éxito en las actividades comerciales de la época, lo que debe ser ejemplo para todos nosotros.

Resalta en el libro la importancia del lenguaje matemático actual, en aquella época era diferente al que conocemos y si uno lee alguno de los problemas propuestos se verá en aprietos por el español tan raro que se utilizaba:

Problema tres

Uno vende cabras no sé las que son más de que llegó un marchante y le pregunta cuántas habrá, el vendedor responde, son tantas que si las multiplicáis en sí y lo producto cuadruplais en último producido será 90000 demando cuántas cabras tenis.

Como se habrá notado, la lengua se traba con la lectura del problema, y eso que está en español. Resolverlo requiere traducirlo al lenguaje matemático, pero no estamos acostumbrados a la manera de expresarse y esto cuesta trabajo; sin embargo, todo se reduce a resolver la siguiente ecuación:

4 X2 = 90000

Que se resuelve:

 X2 = 90000 ÷ 4

 X2 = 22500

X = Ö(22500)

X= 150

Es decir, tenía 150 cabras

De esta maravillosa obra, del esfuerzo del Dr. Moreno por recuperarla, de lo portentoso del lenguaje matemático actual debemos sentirnos orgullosos y confiados de que podemos y podremos salir adelante con los retos, como en alguna ocasión lo hicimos y lo seguiremos haciendo.

 

 

del.icio.us Digg Facebook Technorati Google Windows Live Yahoo Feed Me Links Bloglines Diggita Mister Wong Spain Diigo Wink

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (No hay votos todavía)
Loading ... Loading ...

Escribe tu opinión

*
To prove that you're not a bot, enter this code
Anti-Spam Image