El pasado 30 de diciembre se realizó un acto llamado “Por la familia cristiana” en la Plaza Colon del centro de Madrid, al que asistieron miles de personas. Como es costumbre en estos casos, se juega con las cifras según quien cuente a los asistentes. Las cifras bailan entre 100 mil personas y más de un millón.

Lo fuerte del acto fueron las declaraciones que hicieron los jerarcas, no sé si cabe decir en sus sermones o en sus discursos, pues esa diferencia se pierde en estos casos.

Durante el mitin, los jefazos de la iglesia católica se despacharon a gusto contra el gobierno.

31-diciembre-07blog1.jpg
Autor: Manel   Medio: http://blogs.publico.es/manel/  Fecha: 31 de diciembre de 2007

El cardenal Agustín García-Gasco, arzobispo de Valencia, lanzó a fuertes ataques al PSOE porque propicia “la cultura del laicismo”, misma que calificó como “un fraude” ya que “conduce a la desesperación por el camino del aborto, el divorcio express y las ideologías que pretenden manipular la educación de los jóvenes”. Pero lo peor para este mensajero del señor es que con estas políticas públicas “nos dirigimos a la disolución de la democracia“.

Otro prelado (o pelado según se mire) el cardenal y arzobispo de Toledo, Antonio Cañizares, aseguró que la familia está bajo “amenazas claras y ataques de gran calado”, que suponen un “ataque grave para el futuro de la sociedad“.

Para el cardenal y arzobispo de Madrid, Antonio María Rouco Varela, las políticas del gobierno como la aprobación de las leyes sobre los matrimonios homosexuales, los divorcios express y los abortos suponen una marcha atrás en los Derechos Humanos.

Quizá tenga otras lecturas pero no debe dejar de interpretarse este acto dentro de la campaña electoral. La iglesia católica tiene mucho poder en España. No por la cantidad de personas que asiste a sus misas los domingos. Es un poder que viene de antiguo y al que, algunos, se aferran.

Según la constitución española en su artículo 16, este país es aconfesional. Sin embargo, los curas reclaman seguir siendo una especie de sancionadores de la vida pública.

Es de necios negar la importancia que ha tenido la religión católica en España. Pero también lo es no aceptar que las cosas cambian, que las sociedades evolucionan o mutan y que es necesario aplicar nuevas políticas para los nuevos tiempos.

Los dirigentes del PSOE respondieron con cierta violencia a los ataques de los curas. Creo que se excedieron un poco. Pero eso nos habla de que la contienda apenas empieza. Los sacerdotes apoyan al Partido Popular y por eso surgen estas declaraciones en estos días.

La iglesia, sus partes
Es preciso mencionar que no toda la iglesia católica es así de montaraz. Por una parte, y dentro de la misma jerarquía, existen sacerdotes mucho más moderados. El actual presidente de la Conferencia Episcopal, Ricardo Blázquez, es hasta cierto punto, una persona dialogante.

Toda esta situación también implica que Blázquez ha perdido la batalla interna y en las próximas elecciones de la Conferencia Episcopal seguramente perderá el cargo. Cabe recordar que Blázquez se atrevió a pedir perdón por las actuaciones de la iglesia en la Guerra Civil y durante el franquismo.

También, y dentro de la iglesia católica, se encuentran las Comunidades Cristianas de Base. Se les vincula a movimientos como la Teología de la Liberación. Hoy, posiblemente, sus fuerzas se encuentren mermadas Y es que el papa Wojtyla puso empeño en desactivar estos grupos para favorecer a otros conservadores.

Supongo que en este escaso recuento de fieles del catolicismo, habría que anotar a un montón de gente que ni fu ni fa. Unos se acuerdan que son católicos cuando hay bodas y bautizos. Otros viven su fe sin más pero pueden ser arrastrados por le jerarquía en su calidad de “representantes” de Dios en la tierra.

Parné
En España al hacer la declaración de la renta (pagar impuestos) cuando uno llena los formatos, existe una pregunta sobre si se desea que un porcentaje de sus impuestos se entregue a la iglesia católica o se destine a gastos sociales. Al parecer, muchos, la mayoría, optamos por la casilla de los gastos sociales. Así que la iglesia debe recurrir a un acuerdo que se firmó con el vaticano en tiempos de Franco. Ese documento compromete ciertas cantidades anuales que el gobierno debe aportar a la iglesia.

Ahora esto puede cambiar. Detrás de las críticas que los dirigentes del PSOE hicieron al acto de la familia, subyace la discusión de modificar ese documento. No es de extrañar que en breve surjan estudiosos del tema que pongan en la calle ese debate.

Posiblemente como parte esa estrategia para poner en la opinión pública este tema, circulan por el correo electrónico invitaciones para apostatar (borrarse oficialmente) de la fe católica. Y es que si diminuye el número de católicos, disminuye también el margen de maniobra que tiene la jerarquía eclesiástica a la hora de negociar con el gobierno. Por ello, si se decide apostatar es conveniente remitir una copia de la carta al colectivo que coordina tales esfuerzos.

Posiblemente no será esa manifestación la última de las acciones que los curas realicen en esta campaña electoral. Han demostrado capacidad de convocatoria y lo que es peor, con eso se muestra que la derecha aceita su maquinaria y muestra músculos.

Es posible que el acto comentado también pueda significar que el electorado del PP se encuentra listo para echarse a la calle. Por el contrario, en el PSOE no se ve esa posibilidad, quizá por falta de banderas que permitan convocar al personal.

Especulando un poco más, podría ser que el PSOE alcance un acuerdo con los curas y ellos bajen su perfil en la campaña. Ya veremos y comentaremos.

del.icio.us Digg Facebook Technorati Google Windows Live Yahoo Feed Me Links Bloglines Diggita Mister Wong Spain Diigo Wink

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, media: 5 de 5)
Loading ... Loading ...

Escribe tu opinión

*
To prove that you're not a bot, enter this code
Anti-Spam Image