En el Instituto de México, que está en la embajada en Madrid, se hizo una lectura teatralizada de la obra El Fandango de los Muertos del escritor decimonónico Constancio S. Sánchez. La dirección estuvo a cargo de Gema Aparicio y contó con la actuación de Marcelo Galván, Val Núñez. Hermes Damián, Alfonso Hurtado y Trinidad Caballero. Además Carmen Gabriela Lozada interpretó algunas canciones acompañada a la guitarra por Teresa García Heranz.

img_0506.JPG

Vamos por partes.

Esta representación se encuadra en los actos que organiza el Instituto de México en torno a la festividad del Día de Muertos. Otras actividades son es el montaje de un altar de muertos y la presentación del libro POSADA, del que ya hemos hablado en estas páginas.

La ofrenda de muertos está dedicada este año a Octavio Paz, Víctor Hugo Rascón Banda, Alejando Aura y Emilio Carballido. Es muy difícil que una ofrenda quede mal, a poco que se entusiasmen las personas que la montan trayendo cosas de sus casas o pidiendo adornos entre cuates y cuatas, se puede instalar algo decente. En el caso que nos ocupa, las personas de la embajada hicieron un buen trabajo. Contaron con piezas difíciles de conseguir aquí como el pan de muertos. Su altar tenía todos los elementos que tradicionalmente deberían estar presentes en una ofrenda: velas, incienso, fruta, comida, agua, trago y, por supuesto las fotografías y los libros de los autores fallecidos. El papel picado ofreció un buen marco para el altar. En resumen, la ofrenda resultó vistosa e impresionó a los asistentes.

Menciono en primer lugar el altar porque antes de comenzar la obra, se nos permitió el acceso al espacio para admirarlo, y posteriormente la ofrenda funcionó en parte como escenografía.

img_0507.JPG

La obra de Constancio S. Sánchez es un retrato costumbrista en el que se escenifica la creencia popular, y ancestral, de que nuestros muertos nos visitan en estos días y para ellos montamos las ofrendas. La comilona que se pegan los muertitos es formidable, total que es una vez al año dice uno de los personajes. Cuenta con chispeantes diálogos y la interpretación de los actores es buena. Uno de los descubrimientos de la noche fue la poderosa vis cómica que tiene Marcelo Galván. Supongo que tiene otros registros actorales, pero su personaje destilaba humor y simpatía a raudales.

img_0509.JPG

El impacto visual es bueno, los diálogos logran arrancar las carcajadas del respetable.

Las canciones fueron elegidas con gusto y pertinencia. Arrancó ¡cómo no! con la Llorona, le siguieron piezas como Román Castillo, y una cotorra versión de Cielito lindo. La cantante interpretó a capela con una excelente voz y entonación.

Gema hace una buena dirección, colocando a los actores en un corto espacio sin apenas posibilidades de movimientos pero no por ello se resta capacidad expresiva.

Como puede verse, me divirtió mucho la obra.

Si me preguntan si encontré algo que no me gustara, tal vez diría que hubo momentos en los que parecía alargarse en exceso.

Al finalizar nos tocaron tamales que me recordaron a los cuates los lunes en las cantinas: o sea, estaban bien crudos.

img_0508.JPG

 

En fin hacemos patria lejos.

del.icio.us Digg Facebook Technorati Google Windows Live Yahoo Feed Me Links Bloglines Diggita Mister Wong Spain Diigo Wink

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (No hay votos todavía)
Loading ... Loading ...

Escribe tu opinión

*
To prove that you're not a bot, enter this code
Anti-Spam Image