En un artículo publicado recientemente por Alberto Peláez (Milenio, 30 de diciembre de 2007) se hacen algunas afirmaciones sobre el rey Juan Carlos con las que no estoy de acuerdo. Lo comentaré brevemente y esto me sirve para entrar al tema de la monarquía como lo prometí en la presentación de esto.

En el texto de referencia, titulado “Un poquito de por favor”, mi amigo Alberto repite el discurso de la derecha española. Toma como excusa hablar del rey para pegarle a Rodríguez Zapatero. Podría decirse que emplea el catastrofismo: “la sociedad española navega sin rumbo”. Pareciera que aquí todo va mal, y justo es la misma idea que empleaba Aznar cuando era líder de la oposición. Su machacón eslogan fue “España va mal”.

Y no es así, no veo ni caos ni falta de gobierno. Las instituciones funcionan, las calles están más o menos limpias, los bares abiertos, la gente consume alegremente. O sea que no hay tal crisis.

En su artículo Alberto Peláez, quien es corresponsal de TELEVISA, describe al rey en su tradicional mensaje de navidad. Cuenta que le notó los ojos acuosos y asegura que Juan Carlos pasa por un mal momento. Para Peláez quien tiene la culpa de esa mala situación regia es Zapatero.

Peláez no cuenta toda la historia del malestar del rey. Pareciera que España se desintegra y esa sería la causa de la humedad en los ojitos reales. Pero hay más. La prensa española ha calificado el 2007 como el annus horribilis de la monarquía española. El recuento de sus males es largo y comienza en octubre de 2006 cuando se acusó a Juan Carlos de haber matado a un oso durante una cacería en Rusia. Se aseguró que el oso había sido drogado. En febrero la mala noticia fue el suicidio de una hermana de Letizia, esposa del príncipe Felipe.

Más tarde surgieron críticas y peticiones de hacer públicas las cuentas de la Casa Real. Uno de los escándalos del año, en varios sentidos, fue la aparición de una caricatura del príncipe Felipe y su esposa Letizia en la portada de la revista de humor El Jueves. Mismo que se ve a continuación.

jueves.jpgLo verdaderamente bochornoso de esto, desde mi punto de vista, fue la censura que esa revista padeció por publicar el dibujo. De hecho, después del juicio, El Jueves acabo siendo condenado a pagar una multa por publicar esa caricatura. En todo caso, al Jueves habría que criticarlo por su mal gusto.

Después, y al margen de lo anterior, unos jóvenes independentistas catalanes quemaron unas fotografías de Juan Carlos en Cataluña. Hecho por el cual también fueron multados.

Así las cosas, desde la estación de radio COPE, que pertenece al Episcopado Español, un locutor fanático llamado Federico Jiménez Lozantos, cercano a la extrema derecha, solicitó la abdicación de Juan Carlos. Incluso, la Presidenta de la Comunidad de Madrid, cargo similar a la gobernadora de un estado, Esperanza Aguirre, también conservadora, tuvo un intercambio agrio de palabras con el rey sobre ese periodista.

El repaso por los regios tropiezos finaliza con dos grandes asuntos: la lamentable actuación del rey en la Cumbre Iberoamericana de Chile, cuando mandó callar al Presidente Hugo Chávez.

Y finalmente el anuncio de la separación de la infanta Elena, hija de los reyes, de su marido Jaime de Marichalar. Tema menor, desde luego, pero que tuvo mucha repercusión en los medios españoles.

De todas estas peripecias poco se puede achacar a Zapatero. Si acaso el revuelo que se formó cuando los reyes visitaron dos ciudades españolas que se encuentran en África y que Marruecos reclama como suyas.

En estos días habrá muchas celebraciones, programas especiales, reportajes y, en general, los medios pondrán mucha atención en el próximo cumpleaños del Juan Carlos I. Llega a la edad de setenta años y para algunos debe abdicar a favor del príncipe Felipe. Lo extraño es que las críticas de este tipo y de otro, ahora no llegan sólo desde la izquierda radical. La misma derecha también las hace.

Hay más tela pero no quiero alargar esto demasiado. Por ejemplo, no cabe en estas líneas contar el proceso de posicionamiento en la sociedad española que se hizo con la figura del rey. Más adelante lo contaré.

Queda claro que Juan Carlos I tiene motivos para estar triste.

Alberto remata su artículo haciendo un llamado a los terroristas para que hagan un alto a sus actividades. A eso sí me sumo pero no a la utilización esos medios argumentos en plena campaña electoral.

¡Ah! Por cierto, el monarca siempre tiene los ojos mojados.

del.icio.us Digg Facebook Technorati Google Windows Live Yahoo Feed Me Links Bloglines Diggita Mister Wong Spain Diigo Wink

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5 de 5)
Loading ... Loading ...

3 Opiniones en “Contra un artículo de Alberto Peláez”
  1. Regina dijo:

    ¿Y qué se puede esperar de alguien que trabaja para televisa?. En televisa no hay periodistas independientes, y se la pasan censurando a las voces opositoras. Son títeres de este poder fáctico. ¿Por qué crees que les resultó incómoda Carmen Aristegui?. Peláez es un títere que sigue instrucciones de sus amos, jamás será un periodista pensante. A mí en lo personal me da risa que en pleno siglo XXI, y en un país que se dice de primer mundo, todavía existan las monarquías y que exista gente que esté dispuesta a mantener con sus impuestos a una panda de haraganes que viven del cuento.

    Y Pelaez como típico ultraderechista se la pasa culpando a determinados personajes de lo que ocurre en España…exactamante igual que en México, cuando el PAN y la ultraderecha culpan de todos los desastres ocurridos en México a Andrés Manuel López Obrador y a cualquier voz opositora.

  2. Víctor dijo:

    Al parecer es un mal hispanoamericano eso de culpar siempre a alguien mas por lo que sucede. Los de izquierda culpan a los de la derecha y viceversa, y si no culpamos a los gringos. Claro que la situación en España no es ni cercana a los desmanes que organizan los partidos políticos mexicanos.

  3. Monica dijo:

    Es curioso …quienes emiten este tipo de opiniones son tan pobres en la misma como en el tipo de opinión que dan ,…supongo que conocerán en persona e íntimamente a Alberto Pelaez como para afirmar que es de ultraderecha . Supongo también por tipo de juicio que hacen con respecto a la monarquía ,que saben todo sobre ella y lo que en realidad representa una institución de este tipo. Hay que leer mas y sobretodo mas profundamente ,….Comenzando por historia.

Escribe tu opinión

*
To prove that you're not a bot, enter this code
Anti-Spam Image