Concha Buika nació en Palma de Mallorca, en las Islas Baleares,  a donde llegó su familia procedente de Guinea. Su biografía dice que desde pequeña convivió con gitanos  y eso nota en su música.

De voz cálida y a la vez rota, Concha Buika reúne en su arte aires flamencos, jazz, funk, soul, la copla española y el bolero. Sus actuaciones en vivo son espectaculares, llenas de pasión. Es arreglista y compositora autodidacta.

Me interesa destacar que Concha representa ese nuevo mundo que viene. Es el mundo de la mezcla. Y en España con la llegada de personas que venimos de otras tierras esto va creciendo. 

Concha es la primera cantante negra española que destaca. Es el anuncio de lo que vendrá. En otras actividades, como el deporte profesional, hay también ciudadanos de similares condiciones. Pronto habrá personas que teniendo su origen en países como Rumania, Marruecos, Ecuador, Colombia, Polonia, etc.  sean españoles y destaquen en alguna actividad humana.

Y no me refiero a gente que se ha nacionalizado, como deportistas de élite. En esos casos parece que los países ricos se compran medallas en los juegos olímpicos.Hablo de personas nacidas aquí. Y que van creciendo, asimilando, mezclando culturas.   

Por lo pronto, pasen y vean, disfruten de esta hermosa voz.


 Joaquín Sabina publicó el siguiente soneto en la revista Interviú  

Mi niña Lola es negra y se llama Buika,
gitana de Guinea sin bata de cola
amapola con rizos de Tanganica.
 Soledad que la escucha no está tan sola,
los vellos con sus polvos de pica pica
saben a sello añejo y radiogramola.

Sus dientes separados filtran el viento
que nace en los pulmones desencajados
y abreva en lo más jondo del sentimiento.
Tocan palmas los duendes resucitados,
los hados, los luzbeles del sacramento
del compás de los ángeles desterrados.
Lo que tiene lo da porque necesita
destapar su cajita, niña Pandora,
a la hora verde olivo de la lunita.
Canta como se canta cuando se llora,
cuando se desgañita el agua bendita,
cuando Venus vomita el mal de la aurora.
Qué pellizco bluesero rompiendo aguas,
qué pasión contenida, qué incertidumbre,
qué sinrazón prendida de las enaguas.
Qué aceite, qué vinagre de nieve y lumbre,
qué cumbre de los guetos y de las fraguas,
qué fleco en el chaleco de la costumbre.
Huérfana de Quiroga, León y Quintero,
si me encargara hacerle una copla un día
firmaría de rodillas y sin sombrero.
Tus penas son las venas del alma mía,
preso de tu mirada libre te quiero,
cuéntame tus duquelas con alegría.
 

del.icio.us Digg Facebook Technorati Google Windows Live Yahoo Feed Me Links Bloglines Diggita Mister Wong Spain Diigo Wink

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5 de 5)
Loading ... Loading ...

Escribe tu opinión

*
To prove that you're not a bot, enter this code
Anti-Spam Image