No ocurrió nada. No hubo ni media historia con ella.

Sólo suspiros juveniles, sólo aspiraciones erótico-estéticas, sólo admiración a raudales.

Vi a Amparo por primera vez en una escuela primaria particular, en la Colonia del Valle. Ella llevaba a sus hijos y yo hacía prácticas en esa escuela. La vi al natural, corriendo, con prisas y sin apenas arreglo. Me cautivó.

Yo sabía quien era ella, pero encontrarla de pronto me dejó un poco trastornado.

No pasó nada.

Transcurrieron muchos años. No la veía pero escuchaba sus canciones y disfrutaba de su popularidad fuera de México.

Mucho tiempo después volví a encontrarla. Yo trabajaba en una delegación del DF. Organicé un festival y la busqué para que participara. No se acordó de mí y no dije nada de nuestro primer y fugaz encuentro.

Vino a dos festivales. En el primero la invité a comer en la muestra gastronómica que se hacía en el mismo festival. Pensé que no aceptaría y vino encantada. Comimos mariscos y bebimos vino blanco frío. Fue una comida memorable.


Después hablamos por teléfono de vez en cuando y para el siguiente festival fue ella quien me preguntó por el día de la comida. Y se repitió comida, desee que se repitiera el momento agradable y algo más, pero ella estaba rara. En cualquier caso la comida fue muy grata. Amparo ya no se defendía de mí, ya no me trataba como el funcionario que le había dado una chambita.

Unos días después me llamó y quedamos a tomar un café o algo así. Al otro día volvió a llamar para cancelar porque no se sentía bien.

Le dije que no se preocupara pues podríamos vernos en otro momento.

Pero ella estaba a punto de dejar la ciudad de México para irse a vivir a Mérida. Me dijo que quería pedirme que le diera trabajo a su representante.

No pude ofrecerle nada y no supe más.

Volví a salir de México y un tiempo después leí en los periódicos que Amparo había muerto.

Pregunté entre los cuates. Amparo tenía cáncer y se había ido a Mérida pues le contaron que había en esa ciudad un tratamiento para esa enfermedad. Por eso me pidió chamba para su representante.

No alcancé a tener la confianza con ella como para que me contara su enfermedad. Toda esta historia no tiene gran importancia. Lo sé.

Pero hoy se cumplen 12 años de su muerte.

El vídeo que se puede ver, fue grabado en 1983 en Managua, Nicaragua. Fue un concierto memorable del que daremos cuenta en otro momento.

del.icio.us Digg Facebook Technorati Google Windows Live Yahoo Feed Me Links Bloglines Diggita Mister Wong Spain Diigo Wink

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (No hay votos todavía)
Loading ... Loading ...

Escribe tu opinión

*
To prove that you're not a bot, enter this code
Anti-Spam Image