No pude evitarlo, caí en la tentación de utilizar la frase que inicia el celebérrimo Manifiesto del Partido Comunista. Ya sé que es un recurso manido pero me venía muy bien para lo que estoy pensando sobre las elecciones generales del 9 de marzo.

Yo tengo inclinación por las causas perdidas por lo que casi nunca tengo dudas sobre el sentido de mi voto. Sin embargo, ahora aparecen algunos nubarrones en mi cabeza. Lo explico.

Las encuestas señalan que sólo dos candidaturas tienen verdaderas opciones de alzarse con el triunfo. Tampoco hace falta ser una luminaria para comprender esto. El Partido Popular (PP) y el Partido Socialista Obrero Español (PSOE) son las fuerzas políticas que en los años de la democracia han ganado las elecciones. Al inicio ganó la UCD, hoy extinta y con muchos de sus miembros en el PP.

En días pasados durante una cena, casi todos los comensales mostraban su preocupación por el discurso radicalizado del PP. Al parecer el poder verdadero dentro de ese partido lo tiene el ex presidente José María Aznar. Una muestra de lo extremo y trasnochado de las posturas políticas de este ciudadano, la dio recientemente durante una conferencia que dictó en Italia. Ahí se permitió asegurar que el mayo del 68 tuvo la culpa de la aparición del terrorismo.  

(Una pequeña digresión. Algo que sorprende de esto es que en los medios de comunicación españoles lo que llamó más la atención fue que Aznar hablara en italiano, dentro de la variante cantiflesca. Cabe mencionar que ya hizo el ridículo hablando en “texano” en una conferencia de prensa que dio durante una visita al rancho de Bush. En otro momento aseguró que habla catalán en la intimidad. Eso porque necesitaba los votos de los nacionalistas catalanes durante su primer periodo de gobierno.  Vuelvo al tema)

Según lo ilustra este dibujo, Rajoy recibió el dedazo de Aznar. Por eso es candidato. No hubo elecciones internas.

 

(tomado de www.aznar.net)

Si Mariano Rajoy tuvo en algún momento la intención de mover las posturas de su partido hacia el centro,  el núcleo duro del partido se lo impide. Ejemplos sobran. Uno de ellos es que dejaron fuera de la jugada al alcalde de Madrid, Alberto Ruíz Gallardón, quien sin ser progresista, bien podemos calificar de moderado. Aunque esto no es difícil al lado de sus compañeros de partido.

En los usos de la política española cuando se necesitan votos, desesperadamente, se puede poner en el segundo lugar de la lista por Madrid a un personaje de relevancia. Felipe González lo hizo poniendo al inefable juez Baltasar Garzón. A quien después dejó tirado por el camino. En el caso de Rajoy acaba de nombrar a un exitoso empresario gestor llamado Manuel Pizarro. Lo curioso es que este señor es amigo íntimo de Aznar. Esto podría interpretarse como que Rajoy no se puede mover sin que Aznar lo controle.

Tal vez Pizarro es el tapado de Aznar para sustituir a Rajoy una vez pasado el fuego purificador de las urnas. Pero eso es otro tema.

El Partido Popular enseña sus dientes más conservadores. Rajoy acaba de lanzar una propuesta sobre inmigración. Si gana el PP los inmigrantes tendremos que firmar un “contrato de integración” que nos compromete a cosas obvias como respetar las leyes y pagar impuestos. Pero casi nos obliga a dejar nuestras costumbres.

Asumir las costumbres o el idioma del lugar al que uno llega es un proceso natural. Por otra parte, algunas de las propuestas de Rajoy en este tema ya están contempladas de la legislación vigente.

Podría ser que la maniobra de Rajoy tiene su sustento en las encuestas. El tema de la inmigración ocupa un lugar importante en las preocupaciones del electorado español.  Así que Rajoy les ofrece mano dura. ¡Ah! También debe considerarse en esto que los inmigrantes no comunitarios no podemos votar. Si pudiéramos hacerlo, otro gallito electoral nos cantara.

En este panorama, los curas vuelven a echar leña al fuego pidiendo abiertamente el  voto para el PP, criticando que el PSOE haya intentado el dialogo con ETA y otras lindezas. Aunque después se desdijeron, que dijo mi mamá que siempre no. Uno de los líderes del PSOE sacudió la barita mágica de la revisión del acuerdo económico que tiene el gobierno español con la iglesia y los curitas dieron marcha atrás. Otro argumento que apareció fue la información de la participación de un obispo en el dialogo con ETA que, en su momento, también intentó Aznar siendo presidente de gobierno.

Pero el alto al fuego mediático de los curas es táctico, en cualquier momento volverán a las andadas. Además, al interior de la iglesia existen diversas corrientes. Algunas más rabiosas que otras. De manera que alguien no soportará la espera y soltará alguna nueva reconvención.

Durante la ceremonia de entrega de los premios GOYA, uno de los premiados, el talentoso Alberto San Juan, pidió la disolución de “esa cosa llamada Conferencia Episcopal”.

Valoro positivamente algunas cosas de la gestión de Zapatero. En temas sociales hubo considerables avances. Se profundizó en los respeto a los derechos de mujeres, de inmigrantes, de homosexuales, etc. Es importante mencionar el apoyo a familias que tienen un miembro en situación de dependencia.  Otro rubro que merece atención es la inversión en I+D+I.  Mejor le paro pues no quiero repetir lo comentado anteriormente aquí.

Sin embargo, para mí no es suficiente. En materia económica, por citar una parte de lo que no me gusta, los modelos que presentan PP y PSOE no se distancian mucho. Es verdad que el PSOE invertirá algo más en temas sociales pero las condiciones de trabajo siguen siendo duras para los chambeadores.

De los males, el menor.

Concluyo. Ante la amenaza de la derecha, sus feos dientes, su electorado movilizado, puesto en marcha y listo para acudir a las urnas, la gente comienza a pensar en que debe hacer algo para impedir que el Partido Popular gane las próximas elecciones.  

El ganón en esto será el PSOE al que le caerán esos votos desesperados.

No hace falta aclarar lo nocivo que pueden ser esos votos en México,

¿O sí?

 

del.icio.us Digg Facebook Technorati Google Windows Live Yahoo Feed Me Links Bloglines Diggita Mister Wong Spain Diigo Wink

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5 de 5)
Loading ... Loading ...

Una opinión en “Un fantasma recorre España: el voto útil”
  1. Susi dijo:

    Efectivamente en estos días una parte del electorado de izquierdas se debate entre las opciones del voto útil y la del voto por ideología, muy loable esta última postura, pero no menos lo es la anterior.
    Y explico mi razonamiento que espero sea también el de la mayoría, y nunca mejor dicho, el de la mayoría que decida que el próximo gobierno sea el del PSOE. Decía , que tan legítimo es votar según el devenir de los acontecimientos, esperando con ello remediár lo que pudiera ser nefasto para los intereses de la izquierda, y solo evitable votando al partido que tiene la mayoría natural hasta ahora de la izquierda en España, tan legítimo és, como incluso más responsable, que votar solo por pura ideología , digámoslo claramente, a IU, pues la responsabilidad pasa por preservar los logros habidos hasta ahora y ahondar en el futuro inmediato y palpable, en políticas progresistas y sociales. La conciencia ideológica está muy bién pero de nada sirve si no es capaz de reflexionar y responder ante la posibilidad de construir en positivo o bién permitir con su pasividad que volvamos a épocas funestas.
    Parece un discurso catastrofista y llevado a extremos perversos hasta puede parecer chantajista, pero cada cual que valore.

Escribe tu opinión

*
To prove that you're not a bot, enter this code
Anti-Spam Image