Hemeroteca la Seccion 19. Los calores y los días.


     Con el fin de ayudar al/a la lector/a a ir sobrellevando los rigores del invierno, y siendo conscientes de que el uso de las calefacciones es antieconómico y antiecológico, además de antinatural y otros muchos “antis”, se nos ha ocurrido incluir una sección que contribuya a elevar la temperatura de los cuerpos y de las mentes.

 

     Queremos ofrecer una serie de relatos, de contenido erótico-festivo, encontrados por aquí y por allá, a lo largo y ancho de la red. No son relatos elaborados en el Chilango, sino buscados desde y para el mismo, de autores/as anónimos/as en su mayoría. No pretendemos realizar una selección literariamente exquisita e impoluta, sino simplemente divertida, amena y que anime a seguir leyendo. Lo que cada uno haga al terminar la lectura es cosa de cada cual. Nosotros nos daremos por satisfechos si conseguimos que pasen un rato entretenido.

 

     El primero de los cuentos se sitúa en un centro de estética. Debo reconocer que, tras su lectura, me apresuré a pedir cita yo misma en un centro de tales características a ver si corría la misma suerte que la protagonista del relato. Pero, aparte de unos tirones de mil demonios con cera caliente en partes muy delicadas de mi anatomía, no conseguí nada más. En fin… mi gozo en un pozo.

 

     Bueno, basta ya de palabrería y comencemos ya esta sección. Como se decía en tiempos de un  indeseable de la reciente historia española: “queda inaugurado este pantano”.

 

                                                                                                                   Ana Gaditana

 

 


DEPILACIÓN Y MASTURBACIÓN… ¡EL MEJOR 2 X 1!

 

Mi nombre es Ana, y no voy a aburriros con las típicas descripciones.

centro_estetica1.jpg

El otro día pedí hora para depilarme. Como siempre llamé a Eva, una señora de unos cuarenta años que atiende en un pequeño piso que tiene montado para llevar adelante su negocio. Me gusta que me depile ella ya que hace varios años que la conozco y es una persona que me da suficiente confianza para desnudarme totalmente ante ella y que me vaya depilando diferentes partes de mi cuerpo sin que me sienta incómoda por estar desnuda. Además tengo que reconocer que cuando me depila el pubis me lo deja siempre perfecto y que no deja ni un solo pelo en donde no deba de haberlo, lo cual encanta a mi marido.

EVA: No puedo darte hora Ana, lo tengo todo lleno, hoy viernes y siendo verano te lo puedes imaginar como lo tengo.

YO: Dame aunque sea a última hora, cuando hayas acabado con todos, me gustaría estar presentable para mi marido el fin de semana.

EVA: Bueno, pues ven a las ocho, pero es posible que te haga esperar un poco.

Tras agradecerle que me fuera a atender colgué el teléfono y faltando media hora para la cita fui hacia allí.

(more…)

del.icio.us Digg Facebook Technorati Google Windows Live Yahoo Feed Me Links Bloglines Diggita Mister Wong Spain Diigo Wink